La frustración entre los jugadores de Querétaro

La frustración entre los jugadores de Querétaro tras la derrota ante León se vio reflejada en una pelea entre Edgar Benítez y Erbin Trejo, quienes llegaron a los golpes en la cancha del Estadio La Corregidora.

Todo se dio después de que Trejo, tras el gol de Mauro Boselli en los últimos minutos, le reclamó al paraguayo por haber perdido la pelota en la jugada del gol esmeralda, a lo cual Benítez reaccionó de mala manera, llegando a los golpes en la entrada del túnel a los vestidores.

Santos vs Toluca en vivo 2017

Sus propios compañeros tuvieron que intervenir para que no pasara a mayores, llevando a ambos elementos al interior del vestidor. Al final, Edgar Benítez se dijo apenado por lo sucedido, agregando que, ya dentro del vestidor, ambos elementos se pidieron disculpas por lo sucedido.

"Ya hablamos en el vestidor, ahora queda levantar cabeza. Obviamente nos queda una bronca tremenda porque las cosas no salen como uno quiere, pero hay que demostrarle a la afición que tengo muchas ganas de seguir acá, de que las cosas se hagan de la mejor manera.

Ver en vivo Santos vs Toluca online

"Hoy me tocó ser el malo de la película, no son las formas, esperamos levantar lo más rápido posible", agregó el atacante.

UTILIZAN SUS REDES PARA CONTINUAR LAS DISCULPAS CON LA AFICIÓN

Al final del encuentro ambos jugadores también utilizaron sus redes sociales para no solo explicar, sino también seguir con las disculpas entre ellos, pero sobre todo con sus aficionados.

"Quiero pedir perdón a mis compañeros, al cuerpo técnico, a la dirigencia, a la afición. Siento mucha tristeza por lo ocurrido", colgó Benítez en su cuenta de Instagram.


"Aclarar lo que pasó con el Pájaro, fue producto de al calentura del partido, esto es de todos y juntos saldremos", escribió Trejo en Twitter, no sin antes reventar a sus detractores. "Ojala y los que hoy revientan sean los primeros en aceptar y reconocer cuando salgamos de esto por que vamos a salir, estamos fuertes", fue el posteo que acompañó su carta.